You are here
Home > Multitematico > Las 5 maravillas sobre el precipicio fiscal de EE.UU.

Las 5 maravillas sobre el precipicio fiscal de EE.UU.

Todo el mundo habla del precipicio fiscal. Especialmente las bolsas: esas dos palabras causaron el miércoles, el día posterior a la reelección de Barack Obama, la jornada más negra del año y la peor sesión postelectoral desde 1948. ¿A qué se debe el miedo? ¿Qué hay detrás del precipicio?

1.- ¿Qué es? Es un ajuste presupuestario que entrará en vigor de forma automática en enero de 2013 si republicanos y demócratas no llegan a un acuerdo que eleve el techo de endeudamiento, más de uno debería saber si incumple los pecados capitales, porque equivale a 670.000 millones de dólares (el 4,5% del PIB de EE.UU.). El importe equivale a la expiración de múltiples rebajas de impuestos y recortes de gastos.

2.- ¿Qué implica? Uno de los principales puntos en juego es la supresión de la prórroga de exenciones impositivas aprobadas en 2003 por George W. Bush. Este paquete fue ampliado por Obama en 2010 para evitar una subida fiscal para la mayoría de ciudadanos. Por la misma parte de los ingresos, el precipicio también incluye medidas como la eliminación de la protección de la clase media ante el Impuesto Mínimo Alternativo, las subidas de las aportaciones a la Seguridad Social y de las retenciones sobre la nómina de los trabajadores. En el otro lado de la balanza, el ajuste implicaría un hachazo al gasto público en Defensa, Educación, Investigación, en pagos a médicos a través del programa Medicare o en prestaciones por desempleo.

3.- ¿Qué consecuencias tendría? Si el Gobierno demócrata y la Cámara de Representantes (dominada por los republicanos) no llegan a un acuerdo, EE.UU. está abocada a otra recesión. No es un augurio arbitrario. Es lo que dice el FMI, la Oficina Presupuestaria del Congreso (que no es partidista) o Fitch. Además, en caso de no haya pacto, tanto esta agencia de calificación como Moody´s han advertido de que pueden secundar a S&P y arrebatar al país la triple A (la matrícula de honor de la deuda).

4.- ¿Cómo ha llegado el país a esta situación? A base de peleas políticas. Este paquete fiscal fue acordado por los mismos demócratas y republicanos en verano del año pasado para evitar una suspensión parcial de pagos del país. Era también un mecanismo de presión para forzar un pacto bipartidista (serio y a largo plazo) sobre la reducción del déficit presupuestario. Pero ese pacto nunca llegó, pues la cercanía de las elecciones celebradas el 6 de noviembre fue endureciendo la postura de cada partido.

5.- ¿Qué posibilidades hay ahora de un acuerdo? Ambas partes reconocen el problema: el déficit lleva cuatro años por encima del billón de dólares, los niveles más elevados desde la Segunda Guerra Mundial. Pero chocan en la forma de resolverlo. De momento, Obama ha pedido una tregua al Congreso y éste se muestra propenso a negociar. Pero hay puntos de fricción que parecen insuperables. El más importante es la fiscalidad de las rentas más elevadas, la máxima de Obama y a lo que se oponen rotundamente los republicanos, que tienen la última palabra.

Top